miércoles, 18 de enero de 2017

LA TEMPESTAD

ARGUMENTO:

Un golpe de Estado ha ocurrido en Milán.

El Duque legítimo, Próspero, entregado al estudio de las ciencias liberales y de la magia, confió la dirección de los asuntos políticos a su hermano.

Éste, Antonio, urdiendo una Alianza con Alonso, Rey de Nápoles, y comprometiendo la independencia de Milán, tomó prisioneros a Próspero y su hija de tres años.

Los usurpadores, sabiendo que el pueblo no aceptaría en silencio el asesinato de su amado Duque, resuelven aparentar su envío al exilio y les dejan abandonados en un navío sin velas.

Sin embargo, el doble homicidio no logra concretarse, gracias a Gonzalo, un noble e ilustrado Napolitano, que esconde en el barco provisiones y los valiosos libros de ciencias ocultas de Próspero, más apreciados para él que su propio Ducado.

El viento y las olas llevan a los exiliados hasta una isla encantada, antiguo lugar de destierro de la bruja Sycorax, quien había muerto hace doce años, dejando como únicos habitantes a su hijo, un monstruo rojizo, denominado Calibán, y , a un genio, encerrado en un pino por negarse a participar en sus malignos hechizos, de nombre Ariel.

Próspero procuró ilustrar Calibán, le enseñó su lenguaje y la Gran Luz. Sin embargo, el monstruo se rebeló, usó las palabras sólo como insultos e intentó violar a Miranda, lo que ocasionó su castigo y prisión en una roca de la isla.

Ariel, que fue liberado por Próspero del tronco de árbol al que lo había confinado Sycorax, es el encargado de ejecutar las órdenes mágicas de Próspero.

Mediante su Magia, Póspero desata una tempestad que cae sobre el navío del rey de Nápoles y su Corte, que navegaba de regreso a Italia.

En medio las olas y el viento, sólo la imagen de la horca, escrita en el rostro y en el orgullo igualitario del Contramaestre, marcan la esperanza de sobrevivencia.

Por obra de Ariel, los náufragos quedan distribuidos en tres grupos distintos: Fernando, el hijo del Rey de Nápoles, está sólo. En el grupo del Rey están su hermano Sebastián, Antonio, hermano de Próspero y actual Duque de Milán y los cortesanos Gonzalo, Adrián y Francisco. Finalmente, los criados Esteban y Trínculo forman un tercer grupo.

La magia de Próspero hace que Miranda y Fernando se enamoren.

El grupo del Rey recorre la isla en busca del príncipe, que creen desparecido. Cuando el Rey y los cortesanos caen dormidos, por obra de Ariel, Antonio y Sebastián planifican el asesinato de Alonso para que su hermano herede el reino, tal y como Antonio había usurpado el ducado de su hermano Próspero.

El grupo de Trínculo y Esteban se encuentran con Calibán y éste les convence para matar a Próspero, ofreciendo el mando de la isla a Esteban, a quien cree un dios por haberle ofrecido licor, fluido que Caliban nunca había probado.

Ariel prepara un banquete fantasmal para el Rey y su séquito, pero, cuando van a probarlos, los manjares desaparecen y Ariel toma la forma de una arpía que recuerda a los traidores el crimen perpetrado contra Próspero.

Por otra parte, Próspero organiza una mascarada nupcial interpretada por Ariel y sus espíritus para celebrar el vínculo entre Fernando y Miranda, pero tiene que interrumpirla bruscamente al recordar que Calibán está preparando su asesinato.

En el acto final, Próspero revela su verdadera identidad y emplaza a su hermano a que le devuelva el Ducado de Milán, también descubre a su padre el paradero de Fernando que está jugando al ajedrez con Miranda.

Sólo forzadamente, Antonio restituye el Ducado. Sin embargo, Próspero, le extiende su perdón, lo mismo ocurre respecto de Sebastián y Alonso, quienes efectivamente se arrepienten.

Próspero renuncia a su magia y deja en libertad a Ariel. Calibán continúa prestando servicios útiles a Próspero.







Estructura y Forma de La tempestad

La Tempestad es un drama en cinco actos de 2, 2, 3, 1 y 1 escena respectivamente. La obra sigue las unidades aristotélicas de tiempo, acción y lugar. Además en La tempestad el tiempo escénico coincide con el de la representación: tres horas.

Los cinco actos corresponden a la estructura clásica teatral:


INDUCCIÓN Presentación de todos los personajes, sus relaciones y su llegada a la isla.


PRÓTASIS Próspero, ayudado por Ariel, agrupa a los personajes de acuerdo a sus intereses: Fernando con Miranda, El Rey con sus cortesanos y los criados con Caliban.


EPÍSTASIS Fernando y Miranda se enamoran, Sebastián y Antonio planean la usurpación del poder. Trínculo, Esteban y Caliban planean el asesinato de Próspero.


CATÁSTASIS El Rey Alonso y su séquito son sucesivamente halagados con un banquete y su repentina destrucción con la acusación de haber usurpado el poder en Milán. Próspero acepta el compromiso de su hija con Fernando y les obsequia con una mascarada nupcial.


CATÁSTROFE El complot de Caliban es desenmascarado, Próspero descubre su identidad, y se produce la reconciliación entre todos los implicados a través de las bodas de Fernando y Miranda. Próspero renuncia a su magia y vuelve a la civilización. El espíritu de Ariel obtiene la libertad.
PERSONAJES:


*Próspero, duque legítimo de Milán
*Ariel (espiritu)
*su hija Miranda
*su hermano, Antonio
*Ferdinando
ha sido expulsado de su posición por él y se encuentra en una isla desierta tras naufragar su buque. La obra comienza con una fuerte tormenta provocada por sus artes mágicas cuando adivina que
, viaja en un buque cerca de la isla en la que se encuentra.
En ella, Próspero cuenta con la compañía de su hija Miranda y descansa con sus numerosos libros dedicándose al estudio y el conocimiento de la Magia.
Próspero entra en contacto con espíritus como Ariel. Con su ayuda, desde el caos y la locura Próspero tejerá un encantamiento que le permitirá iniciar su venganza. Al final Próspero renunciará a su magia perdonando a sus enemigos y permitiendo el matrimonio entre su hija, Miranda, y Ferdinando.





No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.