martes, 6 de diciembre de 2016

SISTEMA ENDOCRINO


Funciones del sistema endocrino
Entre las principales funciones encontramos:
Controlar la intensidad de las funciones químicas en las células.
Regir el transporte de sustancias a través de las membranas de las células.
Regular el equilibrio (homeostasis) del organismo.
Hacer aparecer los caracteres sexuales secundarios.
Otros aspectos del metabolismo de las células, como el crecimiento y la secreción.

El sistema endocrino, nervioso y reproductivo junto con los riñones los intestinos, el hígado y el grasa ayudan a mantener y controlar:
Los niveles de energía del cuerpo
La reproducción
El crecimiento y desarrollo
El equilibrio interno (homeostasis)
Las reacciones a las condiciones ambientales


Anatomía

El sistema endocrino está formado por una serie de glándulas endocrinas que segregan en la sangre los productos que producen: las hormonas.

Los sistema endocrino hace funciones de control que se suman a la acción del sistema nervioso, pero así como el control que ejerce el sistema nervioso se manifiesta de manera rápida, los efectos de los procesos que controla el sistema endocrino necesitan tiempo para manifestarse, a veces años.



A diferencia de las glándulas exocrinas, las glándulas endocrinas no disponen de conductos para secretar sus productos, funcionan cogiendo productos de la sangre y volviendo a la sangre los que producen.
Hipotálamo: esta glándula del sistema nervioso central se encuentra situada encima de la hipófisis y su papel fundamental es el de hacer de intermediario entre el sistema nervioso y el sistema endocrino, produce una serie de hormonas, la mayoría actúan sobre la hipófisis, que provocan que se liberen de otras hormonas.
Glándula pineal: esta glándula se encuentra en el cerebro de los vertebrados y por medio de la secreción de la melatonina regula los ritmos circadianos.
Hipófisis: esta glándula del sistema nervioso central, también llamada glándula pituitaria, es la base del cráneo, bajo el encéfalo y está estrechamente relacionada con el hipotálamo para regular la mayoría de las funciones del organismo por medio de hormonas . En los humanos consta de dos partes o lóbulos, la adenohipófisis o lóbulo anterior que secreta hormonas bajo el control del hipotálamo y la neurohipófisis o lóbulo posterior que sólo almacena hormonas. En algunos vertebrados hay un tercer lóbulo central que secreta la hormona estimuladora de los melanocitos.

Glándulas dependientes de la hipófisis
Glándula tiroides: esta glándula es el cuello, bajo el cartílago tiroides, y controla la rapidez con que quema la energía, mediante la producción de las hormonas tiroideas (triyodotironina, tiroxina, calcitonina) y regulando la sensibilidad del cuerpo a otras hormonas.
Ovarios: además de producir óvulos, los ovarios también producen hormonas femeninas, los folículos de Graaf se producen estrógenos, como el estradiol o la estrona, que son los responsables de los caracteres sexuales secundarios femeninos; y al cuerpo lúteo se produce progestágenos como la progesterona, involucrada en el ciclo menstrual el embarazo y la embriogénesis, o la inhibina, con un papel fundamental a la menstruación.
Testículos: además de producir espermatozoides, los testículos también producen andrógenos, hormonas sexuales masculinas, principalmente producen testosterona en las células de Leydig, que entre otras cosas es la responsable de los caracteres sexuales secundarios masculinos y del espermatogénesis bajo el control de la hormona luteinizante que produce la adenohipófisis.

Glándulas independientes de la hipófisis
Glándula paratiroides: esta glándula endocrina, que en los mamíferos suele tener cuatro elementos que se sitúan sobre la parte posterior de la glándula tiroides, produce la hormona paratiroidea que actúa como reguladora de la concentración de calcio en la sangre y en el líquido intersticial . También actúa sobre los receptores acoplados a la proteína G y sobre el monofosfato de adenosina cíclico para estimular la liberación de calcio de los huesos y la reabsorción de calcio en los túbulos renales. Además actúa sobre la vitamina D que incrementa la absorción de calcio en los intestinos.
Páncreas: además de su papel en la digestión de los alimentos, el páncreas también hace funciones de glándula endocrina secretando algunas hormonas producidas en los islotes de Langerhans, entre ellas está la insulina y el glucagón, que controlan los niveles de glucosa activando o inhibiendo diferentes procesos metabólicos. Un déficit en la producción de insulina conlleva la aparición de la enfermedad de la diabetes.
Glándulas suprarrenales: en estas unas glándulas endocrinas, que en los mamíferos tienen forma de triángulo y se encuentran sobre los riñones, se diferencian dos partes, el córtex y la médula suprarrenal. El córtex es la parte exterior que produce hormonas esteroides esenciales para la vida como los corticoides (los glucocorticoide controlan el metabolismo de los hidratos de carbono, los grasas y las proteínas, un ejemplo es el cortisol, los mineralocorticoides como la aldosterona juegan un papel en el mantenimiento del equilibrio del agua y de los niveles de sales minerales). El córtex también produce hormonas que intervienen en el control de los caracteres sexuales secundarios de manera complementaria a las producidas por las gónadas. La médula suprarrenal se encuentra envuelta por el córtex y produce principalmente adrenalina, que desencadena la respuesta del cuerpo a situaciones de peligro o miedo, y también noradrenalina.
Timo: esta glándula endocrina, presente en los vertebrados y que en los humanos es el mediastino, detrás del esternón, su tamaño es máxima en los lactantes y se reduciendo con la edad hasta llegar a casi desaparecer en los adultos . Su función relacionada con el sistema inmunitario no empezó a ser conocida hasta mediados del siglo XX y está relacionada con la secreción de timosina.
Hormonas


Resultado de imagen para SISTEMA ENDocrino



Las hormonas son sustancias segregadas por células especializadas, localizadas en glándulas de secreción interna o glándulas endocrinas, o también por células epiteliales e intersticiales con el fin de afectar la función de otras células. Hay hormonas animales y hormonas vegetales, como el auxina, ácido abscisas, citoquinina, giberelina y el etileno.


Las hormonas pertenecen al grupo de los mensajeros químicos, que incluye también a los neurotransmisores. A veces es difícil clasificar un mensajero químico como hormona o neurotransmisor. Todos los organismos multicelulares producen hormonas, incluyendo las plantas (fitohormonas). Las hormonas más estudiadas en animales (y humanos) son las producidas por las glándulas endocrinas, pero también son producidas por casi todos los órganos humanos y animales.

Una determinada hormona sólo actúa sobre un tipo específico de células, que son aquellas que a su membrana plasmática  tienen los receptores adecuados para esa hormona. Al unirse la hormona a los receptores de la membrana de la célula se provoca una reacción al citoplasma que habitualmente consiste en el desencadenamiento del proceso de producción de alguna sustancia destinada a activar alguna función.

La especialidad médica que se encarga del estudio de las enfermedades relacionadas con las hormonas es la endocrinología.
Tipo de hormonas
Según su naturaleza química, se reconocen dos grandes tipos de hormonas:
Hormonas peptídicas. Son derivados de aminoácidos (como las hormonas tiroideas), o bien oligopéptidos (como la vasopresina) o polipéptidos (como la hormona del crecimiento). En general, este tipo de hormonas no pueden atravesar la membrana plasmática de la célula diana, por lo que los receptores para estas hormonas se encuentran en la superficie celular. Las hormonas tiroideas son una excepción, ya que se unen a receptores específicos que se encuentran en el núcleo celular.
Hormonas lipídicas. Son esteroides (como la testosterona) o eicosanoides (como las prostaglandinas). Dado su carácter lipófilas, atraviesan sin problemas la bicapa lipídica de las membranas celulares y sus receptores específicos se encuentran en el interior de la célula diana.
Mecanismos de acción hormonal

Las hormonas tienen la característica de actuar sobre las células diana, que deben disponer de una serie de receptores específicos.
Actúan sobre el metabolismo.
Se liberan al espacio extra celular.
Viajan a través de la sangre.
Afectan tejidos que se pueden encontrar lejos del punto de origen de la hormona.
Su efecto es directamente proporcional a su concentración.
Independientemente de su concentración, requieren adecuada funcionalidad del receptor, para ejercer su efecto.
Regulan el funcionamiento del cuerpo.

Los principales efectos se pueden concretar en:
Estimulante: promueve actividad en un tejido. Ej: la prolactina o la guesina
Inhibitorio: disminuye actividad en un tejido. Ej: somatostatina.
Antagonista: cuando un par de hormonas tienen efectos opuestos entre sí. Ej: insulina y glucagón.
Sinergistas: cuando dos hormonas en conjunto tienen un efecto más potente que cuando se encuentran separadas. Ej: hGH y T3 / T4
Trópico: esta es una hormona que altera el metabolismo de otro tejido endocrino. Ej: las gonadotropinas, que sirven de mensajeros químicos.

Hay dos tipos de receptores celulares:
Receptores de membrana. Los utilizan las hormonas peptídicas. Las hormonas peptídicas (primer mensajero) se fija a un receptor proteico que hay en la membrana de la célula, y estimula la actividad de otra proteína (unidad catalítica), que hace pasar el ATP (intracelular ) a AMP (segundo mensajero), que junto con el calcio intracelular, activa la enzima proteïnaquinasa (responsable de producir la fosforilación de las proteínas de la célula, que produce una acción biológica determinada). Esta es la teoría o hipótesis del segundo mensajero o de Sutherland.
Receptores intracelulares. Los utilizan las hormonas esteroideas. La hormona atraviesa la membrana de la célula diana por difusión. Una vez dentro del citoplasma, penetra incluso en el núcleo de la célula, donde se fija el ADN y hace que se sintetice ARNm, que induce la síntesis de nuevas proteínas, que se traducirán en una respuesta fisiológica.
Principales hormonas

Las glándulas endocrinas producen y secretan varios tipos químicos de hormonas:
Esteroideas: solubles en lípidos, se difunden fácilmente hacia dentro de la célula diana. Se une a un receptor dentro de la célula y viaja hacia algún gen del ADN nuclear en el que estimula su transcripción. En el plasma, el 95% de estas hormonas viajan acopladas a transportadores proteicos plasmáticos.
No esteroide: derivadas de aminoácidos. Adhieren a un receptor en la membrana, en la parte externa de la célula. El receptor tiene en su parte interna de la célula un sitio activo que inicia una cascada de reacciones que inducen cambios en la célula. La hormona actúa como un primer mensajero y los bioquímicos producidos, que inducen los cambios en la célula, son los segundos mensajeros.
Aminas: aminoácidos modificados. Ej: adrenalina, noradrenalina.
Péptidos: cadenas cortas de aminoácidos, por ej: OT, ADH. Son hidrosolubles con la capacidad de circular libremente en el plasma sanguíneo (por lo que son rápidamente degradadas: vida media <15 min). Interaccionan con receptores de membrana activando de este modo segundos mensajeros intracelulares.
Proteicas: proteínas complejas. Ej: GH, PCH
Glucoproteínas: ej: FSH, LH
Enfermedades endocrinas

La disciplina de la medicina que estudia y trata las enfermedades del sistema endocrino es el endocrinología. Las enfermedades endocrinas son habituales, son ejemplos comunes la diabetes mellitus, el bocio o la obesidad causada por trastornos hormonales.

Las enfermedades endocrinas se pueden caracterizar por un desorden de la liberación de hormonas (como en el caso del adenoma de hipófisis conocido como síndrome de Cushing que provoca una producción desproporcionada de corticotropina), una respuesta inadecuada a la comunicación ( como en el caso del hipotiroidismo), la falta de una glándula, o el crecimiento descontrolado de una glándula (como en el caso del bocio que es el crecimiento la glándula tiroides.

En términos generales, los trastornos endocrinos se pueden subdividir en tres grupos:
Hiposecreción de las glándulas endocrinas (que conduce al déficit de hormona)
Hipersecreción de las glándulas endocrinas (que conduce a un exceso de hormona)
Tumores (benignos o malignos) de las glándulas endocrinas

El funcionamiento por debajo de lo normal de las glándulas endocrinas puede ocurrir como resultado de la pérdida de reservas, de hiposecreción, de agenesia, de atrofia o de daños destructivos. El funcionamiento por encima de lo normal puede ocurrir como resultado de la hipersecreción, de cambios por hiperplasia o por neoplasia o debido a la hiperestimulación.

Los trastornos endocrinos son a menudo muy complejos, e incluyen un cuadro mixto de hiposecreción y de hipersecreción debido a los mecanismos de retroalimentación que se producen en el sistema endocrino. Por ejemplo, la mayoría de las formas de hipertiroidismo están asociadas con un exceso de la hormona tiroidea y un bajo nivel de hormona estimulante de latiroide.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.